16807091_1192440287520587_8021342249492323974_n

[ASÍ ES…] La Maratón de la Transgrancanaria HG

Los últimos 40 km de la Transgrancanaria HG son míticos por su dureza. Tras salir de Agaete al filo de la medianoche y recorrer 83 km por la parte norte de la isla y sitios preciosos como el Roque Nublo, toca subir al Pico de las Nieves y afrontar una larga bajada hasta Maspalomas. Si en este tramo hay 1.200 m. de desnivel positivo y 2.700 de negativo… ¿Por qué dice todo el mundo que es tan tortuoso? Nos disponemos a averiguarlo haciendo la Maratón por excelencia de Gran Canaria. 

.

.

Arista, los organizadores de la Transgrancanaria, decidieron para el 2017 trasladar al viernes una Maratón que hasta entonces se había celebrado el sábado, coincidiendo con todas las otras carreras. Creo que la medida ha sido tremendamente acertada por varios motivos: al salir a las 9 en lugar de las 10,30 se gana una hora y media corriendo en una parte menos calurosa del día; permite no saturar el parking de El Garañón y se evita la desagradable sensación de estar adelantando constantemente corredores de otras pruebas. Personalmente me fue de lujo, ya que me permitió correrla y luego seguir por la noche la carrera principal de 125 km.

.

No quiero hacer una crónica personal, pero sí que me gustaría explicar que la última carrera que había hecho tres semanas ante, el Trail Rocacorba, me pilló medio engripado y me fue muy mal. Vamos, que me fundí tras apenas 12 km. en una carrera de 30. Así que en la Maratón de la Transgrancanaria decidí salir bastante conservador y tratar de disfrutar lo máximo o, por lo menos, no llegar fundido al final. Y es que había una cosa que me preocupaba especialmente: los 16 km. finales de bajada que todo el mundo me definían como “un calvario”, ya que transcurren en una especie de cañón hundido en las montañas y a lo largo de una mortificante riera llena de piedras redondas e incómodas.

.

Captura de pantalla 2017-03-01 a les 10.34.18

.

Los autobuses hacia la salida parten de Expomeloneras a las 6,30 de la mañana, pero yo pude salir algo más tarde puesto que iba en un coche con Ryan Sandes, Biel Ràfols (Team Manager de Salomon) y Philipp Reiter. Un lujazo, vaya. Aunque nuestras caras eran un poema mientras subíamos a El Garañón y veíamos como la temperatura iba cayendo hasta… ¡¡los 5 grados!! ¿En serio? ¿Frío, niebla y lluvia en una carrera en la que se supone que vas a asarte de calor? Así que nada, tocó calentar con el cortavientos e incluso con guantes, aunque la verdad es que a la que entrabas un poco en calor ya se estaba bien. Yo incluso salí en manga corta y estuve bastante cómodo, pero vamos, que hacía frío.

.

Los momentos previos a la salida fueron emocionantes, con mención especial a cuando sonó el himno de las Canarias. A mi me puso la piel de gallina, así que no quiero ni imaginarme lo que sentirían los que eran de las islas. Y a todo esto cueenta atrás y… ¡Salida! Gente muy rápida adelantando por todos lados y tratando de ganar posiciones para la primera subida, que es bastante escarpada (unos 400 metros positivos en 2 km) y por un sendero estrecho hasta el Pico de las Nieves. La verdad es que aquí conviene no quedar muy rezagado para no encontrar tapones. Una vez arriba, un pequeño tramo de asfalto daba paso a la preciosa pero larga bajada (casi 10 km) hasta Tunte. La parte inicial era muy rocosa y además con bastante humedad de la noche, por lo que había que ir con bastante cuidado. Una de mis principales obsesiones era no torcerme los tobillos, porque eso me penaliza mucho en las bajadas, así que me lo tomé con mucha calma mientras numerosos corredores me adelantaban. Quería, además, proteger un poco las plantas de mis pies (hace tiempo que las tengo delicadas) y salvar lo máximo la musculatura de los quadriceps.

.

16830680_1192440290853920_3036617270555011087_n

Momentos previos a la salida, creo que a esa chica la conozco 😉  // Foto: Prozis

.

Pese a que iba muy concienciado de hidratarme bien y vigilar el tema sales, no tuve sensación mucha sensación de sed a lo largo de la carrera. Eso sí, paré a beber y cargar agua en todos los avituallamientos. El de Tunte (km. 12) fue muy bien, ya que llegué con la planta de los pies ardiendo por la bajada. A partir de ahí iniciamos otra subida de unos 400 metros positivos, pero más larga y tendida que anterior, lo que permite alternar tramosde correr y caminar. Tras 4-5 km. enfilamos otro precioso tramo de bajada mucho menos escarpado y corrible que el primero hasta la presa de Ayagaures. La verdad es que pese a que no me gusta bajar, este tramo lo disfruté mucho. Pero la alegría dura poco en la casa del pobre y en la bajada final por carretera se me clavaron los dedos en la zapatilla. Resultado: cuando llegué al avituallamiento me dolía bastante una uña gorda. Paré un momento a mirarla, vi que estaba azul y dije “bueno, esta se queda aquí en Canarias” ante las risas de un par de voluntarios. Mejor tener actitud positiva, ¿no?

.

16807091_1192440287520587_8021342249492323974_n

Una de las bajadas de la Maratón: adoquines, ideales para los pies y tobillos // Foto: Philipp Reiter

.

Tras Ayagaures, en el km 24, empieza la verdadera Maratón y creo que hay que llegar aquí bastante entero. De entrada tenemos una última gran subida de 200 metros positivos por una pista de 2-3 km. que se hace eterna si no eres capaz de correr (ya vi bastante gente andando), y luego empieza una bajada de 13-14 km. hasta la meta de Maspalomas. No es nada técnica, la que menos de las tres, pero sí que debes estar bien de piernas, porque hay mucha piedra que te obliga a constantes cambios de dirección y saltos. Tras varios km. entramos en la tan temida riera, en la que definitivamente adelanté a gente rota, con calambres, torceduras de tobillo o sin fuerzas para correr. Básicamente hay muchos tramos de piedra redonda suelta en los que cuesta correr si no puedes saltar por encima de ellas. Personalmente no calor ni calambres, pero vigilé de hidratarme mucho y suplementar constantemente con sales y magnesio.

.

El tramo final no se me hizo tan duro como temía y pronto vi como entraba en Maspalomas, unos cinco km bastante feos y tortuosos por un canal y por calles exteriores de la ciudad que sí que se hacen pesados cuando ya llegas con 3h30′ en las piernas. Es una lástima este final, porque te deja un regusto agridulce viniendo de una primera mitad realmente bonita. En ese desierto final quiero mencionar un pequeño oasis: el avituallamiento de Parque Sur, en el que no paré porque quedaban apenas 4 km a meta e iba bien de agua, pero todos los voluntarios estaban en fila haciendo un pasillo aplaudiendo. Me pusieron los pelos de punta. La verdad es que el trato tanto de la organización como de todos los voluntarios en Transgrancanaria es simplemente maravilloso y te hacen sentir como en casa, así que… ¡Gracias!

.

16939558_1192440334187249_5440211443800143408_n

Las bajadas no son terriblemente técnicas, pero te obligan a estar siempre atento // Foto: Prozis

.

Por último, la llegada en meta con el gran Depa dejándose la voz tanto con el ganador como con el corredor anónimo que llega último es simplemente espectacular. Para mi fue un colofón maravilloso a una gran mañana y experiencia, en la que me encontré bien, hice un tiempo bastante bueno y solo sufrí un poco en la parte final del recorrido. Sin lugar a dudas, una gran maratón para iniciarse en la Transgrancanaria y que va muy bien para conocer la última parte del recorrido de la carrera larga, terriblemente dura y exigente cuando ya vienes tan cansado.

.

.

Algunos consejos personales: 

.

  • Salida: No quedarse muy atrás porque puede haber tapones en un sendero muy estrecho.
  • Primera bajada: Seguramente esté algo húmeda, tratar de no resbalar y proteger un poco tobillos y cuadriceps. Queda mucho.
  • Hidratación: Vigilarla mucho, siempre cargar agua e ingerir sales. Beber especialmente bien en Ayagaures, ya que luego hay 14 kms. sin avituallamiento, aunque creo que recordar que un poco antes pusieron un punto de agua adicional.
  • Terreno: Es pedregoso y con la calor y el impacto los pies tienden a hincharse. Intentar llevar calzado grande, no apretado, y vigilar las ampollas, ya que con la calor la fricción sobre las plantas es muy alto. Superimportante no torcerse tobillos.
  • Plan de carrera: Ser un poco conservador hasta Ayagaures. Si llegas aquí bien vas a poder correr casi hasta el final.
  • Cañón: Intentar saltar hacia la superficie de las piedras más grandes y estables. Vigilar muchísimo los tobillos. Hidratarse continuamente.
  • En general: ¡Disfruta! La gente aquí es superamable. Salúdales, háblales, sonrieles… Se te pasará todo mucho más rápido.
No Comments

Post a Comment