Así es la Tromsø Skyrace, salvaje y técnica

Por mucho que vayas preparado, creo que Noruega siempre te sorprende. Y si encima viajas a una carrera organizada por Kilian Jornet y Emelie Forsberg, puedes esperar cualquier cosa. Desde fuera quizás parece que ambos se han buscado una manera de hacer dinero fácil o de asegurarse unos ingresos para cuando se retiren, pero quien los conoce sabe que esto no puede estar más alejado de la realidad. De hecho, aunque ya me lo imaginaba, una de las cosas que más me han maravillado es que ambos lo hacen prácticamente todo: desde subir las banderas al final del Kilómetro Vertical, balizar el terreno, preparar los dorsales o dar la charla del briefing, hasta hacer de ‘speaker’.

.

Las tres carreras que forman la Tromsø Skyrace carreras están diseñadas según su filosofía personal: eventos pequeños y poco masificados, lo más sostenibles y minimalistas posible, y técnicos, muy técnicos. Kilian y Emelie han dibujado el tipo de recorrido por el que les gusta jugar y entrenar: directo, duro, salvaje, subiendo por crestas técnicas y expuestas, llevando al límite a los corredores… Si quisieran dinero fácil podrían haber optado por otra cosa, pero esto es lo que a ellos les motiva y el tamaño máximo que pueden abarcar. “¿Qué tal las inscripciones, podrías haber llenado mucho más?”, le pregunté a Kilian. “Bueno, la Hamperokken Skyrace se agotó en ocho minutos…”, me respondió.

.

albertjorquera_tromso17

.

¿Pero qué tipo de carreras componen la Tromso Skyrace? Por un lado está el Kilómetro Vertical del viernes: en apenas 2,7 km sube desde el nivel del mar hasta 1.044 metros. Kilian, Marino Giacometti (el presidente de la ISF) y yo salimos dos horas y media antes en coche desde el hotel. Tras media hora conduciendo llegamos a un punto de la carretera en el que había un apartadero y una ambulancia. Nada más. Paramos. “¿Aquí?”, le pregunté. “Sí sí”, me dijo sonriendo. “Mira, les hacemos salir desde el mar y tienen que subir ahí arriba”, indicándome un punto indeterminado entre las nubes que tapaban el cielo de Tromsø. Es la Store Blåmann, la cima de esta pequeña isla surcada por fiordos y accidentes de la naturaleza. Es por lo tanto, una carrera que cumple con los preceptos del skyrunning de subir del mar a una cima por la vía más recta.

.

Albertjorquera_tromso18

.

Así que instalamos dos banderas de las Skyrunner World Series que harían de salida, montamos una mesa con comida para los corredores y nos dispusimos a subir los tres bajo una intensa humedad, invitada inesperada en un entorno más bien frío y neblinoso. Llevábamos las banderas que servirían de punto de meta en la cima y varios trastos más en las mochilas. Kilian me dijo “es algo técnico, pero se puede subir sin necesidad de usar las manos. De hecho yo el año pasado cargué con dos garrafas de agua”. Una mirada de reojo para comprobar que no se estaba quedando conmigo y nos pusimos en marcha con ganas de comprobar lo “fácil que era”. La primera parte era típica de los fiordos, con vegetación baja y mucho barro, pero tras una media hora llegamos a una zona más rocosa y algo más técnica. Poco a poco nos adentramos en la bruma y cuando la superamos pudimos ver un mar de nubes por debajo simplemente espectacular. La última parte de la subida era bastante técnica, no peligrosa, pero desde luego SE TENÍAN QUE UTILIZAR LAS MANOS (y todo lo que tuvieras dentro) para subir. Kilian iba parándose a marcar los últimos 100 metros (“aquí el problema es que no hay camino, cada uno puede subir por donde quiera”) y alcanzándome con facilidad cada vez que yo ganaba ventaja. En un punto nos encontramos subiendo a las chicas del crono y nos repartimos parte del peso que ellas llevaban. Eso sumado a las banderas, mi portátil y la ropa de abrigo que había en mi mochila, dificultaba el ya complicado ascenso, pero al final logramos alcanzar la cima casi una hora y cuarto después de partir.

.

.

La verdad es que había sudado un montón y no había subido agua esperando recuperar algo arriba, pero al llegar a la cima vi que…. ¡no había nada! Literalmente. Tras mendigar un par de sorbos a los chicos de la Cruz Roja e instalar las banderas de las World Series, Kilian se fue a buscar a los primeros corredores para grabarlos con la cámara y hacerles fotos, todo con la ilusión de un niño, mientras yo esperaba que llegaran a meta para twittearlas en @Skyrunning_com lo antes posible. Stian Angermund, que ya había arrasado en los campeonatos del Mundo, ganó casi sin bajarse del autocar, muy sobrado, y la gran sorpresa fue ver a Emelie Forsberg entrar primera al sprint con dos corredoras más. Después de todo lo que ha pasado con la lesión a principios, fue muy bonito compartir su evidente alegría. Fue una tarde memorable en un sitio precioso, aunque luego tocó bajar de nuevo a toda prisa para llegar a la entrega de premios y el briefing que, por cierto, ofició el propio Kilian.

.

albertjorquera_tromso4

.

Sin apenas respiro, el sábado tocaba la carrera larga, de 53 km y 4.600 metros de desnivel positivo. Todos teníamos muy claro donde iríamos a cubrirla: a la cresta de Hamperokken en la que yo ya había estado corriendo el jueves con Kilian y otros corredores de élite, como Tom Owens o Finlay Wild. Se trata de una subida de 1.400 metros de desnivel positivo al final de la cual hay una larga cresta superexpuesta, estrecha y resbaladiza, que obliga a los participantes a estar muy atentos y a dar lo máximo de si mismos. Esta vez la expedición estaba compuesta por Marino Giacometti y dos de los mejores fotógrafos de montaña del mundo: Ian Corless y Jordi Saragossa.

.

With Kilian Jornet and Jordi Saragossa in the Hamperokken ridge

With Kilian Jornet and Jordi Saragossa in the Hamperokken ridge

.

Tras otra larga ascensión tomamos posiciones en la cresta un poco decepcionados porque estaba tapado y no podríamos ver las grandes vistas desde allí, pero contentos porque por lo menos no llovía. Eso sí, arriba hacía frío y yo llegué empapado de sudor, así que me cambié con ropa seca y me tapé bastante, pero tras casi tres horas ahí no pude evitar que el frío se me colara en los huesos. Fue duro pero, a la vez, creo que es de las mejores cosas que he hecho profesionalmente: Kilian apareció de la nada (como no), siguiendo a los corredores para fotografiarlos y estuvimos bromeando e haciéndonos fotos con Jordi Saragossa. Las imágenes de la carrera que tomé son espectaculares, los corredores dibujaron sonrisas cuando nos vieron, el simple hecho de estar allí supuso para mi hacer tres Kilómetros Verticales en tres días, en la bajada fuimos animando y charlando con casi todos los participantes hasta llegar volando a la meta a tiempo para ver el triunfo de mi amigo Tom Owens y de Jasmin Paris.

.

albertjorquera_tromso5

.

Creo que, a otro nivel, mi experiencia personal fue un buen reflejo de lo que es la Tromsø Skyrace: una carrera auténtica, sin parafernalia, hecha por gente que ama la montaña y este deporte para gente a la que le van los retos técnicos. Algo que te saca de la zona de confort y te exige física y mentalmente, que casi te destruye, pero que con el tiempo recuerdas con cariño. Porque te ha hecho vivir, y eso hoy en día no tiene precio.    

.

albertjorquera_tromso12

No Comments

Post a Comment