albertjorquera_transgrancanaria15

La pintoresca historia de la Transgrancanaria (2003-2017)

La Transgrancanaria se ha ganado a pulso ser una de las carreras más participativas y de renombre del mundo. En 2016 contó con cinco pruebas diferentes, más de 400 voluntarios y unos 3.000 inscritos procedentes de 70 países de todo el planeta. Pero detrás de esta monstruosidad de números hay una historia tan curiosa como pintoresca. ¿Sabías que la primera edición en 2003 tuvo 78 participantes y fue de 64 km? ¿O el importante papel que jugó Marco Olmo en su popularización? ¿O por qué los corredores corrían con bolsas de plástico en los pies? Esta es la historia de la Transgrancanaria.

.

.

Corría el año 2000 cuando un grupo de amigos empezó a darle vueltas a la idea de cruzar la isla de Gran Canaria con un espíritu deportivo y de aventura, de norte a sur y de este a oeste, siguiendo muchos de los senderos usa-dos cientos de años atrás por los aborígenes para el comercio. En 2003 David Déniz y Fernando González decidieron hacerlo de un modo competitivo y montar una carrera por aquel entonces con una estructura muy básica, pero que con los años se convertiría en un referente mundial. La primera edición tuvo lugar en octubre y cruzó la isla de oeste a este, partiendo desde el puerto de Agaete y llegando a la playa de Arinaga. En total, 78 valientes repartidos en tres modalidades se atrevieron con los 64 kilómetros de este duro y experimental recorrido. La falta de experiencia/previsión hizo que muchos de ellos se quedaran sin agua llegando a la meta, aunque en su honor hay que decir que había un campamento habilitado para pasar la noche y ningún participante hizo uso de él. Destacar entre todos ellos a Ismael Martin, quien en 2015 era la única persona del mundo que había participado en todas las ediciones de la Trans, y a Elena Marrero, la única chica que se atrevió con la inaugural.

.

Uno de los padres de la ‘criatura’, Fernando González // Foto: Carrerasdemontana.com

.

En 2004 sus directores decidieron crear un segundo tramo y, al ya realizado de oeste-este, se le añadió otro en sentido sur-norte. El primer recorrido se continuó realizando en octubre y el segundo, en marzo. También se ampliaron las modalidades con las de general y en pareja, se fueron mejorando las señalizaciones, los avituallamientos… Pese a la escasez de medios, el trabajo de los voluntarios, los amigos y la colaboración de las tiendas y comercios locales permitió el crecimiento de una prueba que ya contó con 120 corredores y tuvo que luchar duramente para posicionarse dentro del panorama deportivo de las islas. Como curiosidad, era obligatorio correr con chaleco reflectante en las zonas con asfalto.

.

La carrera de 2005 estuvo marcada por los abandonos y las deshidrataciones, lo que llevó a la organización a proveerse de un equipo médico y un dispositivo de evacuación. Los participantes siguieron aumentando hasta alcanzar el número de 350. La cuarta edición, en 2006, estuvo marcada por las lluvias y el frío, lo que provocó numerosas caídas e hipotermias y la creación de la figura del coordinador de emergencias. En lo deportivo, el grancanario Domingo Juárez ganó la prueba del 2005 y la de marzo del 2006 con un gran margen sobre el segundo clasificado. El crecimiento sigue siendo exponencial: en la sexta edición (sur-norte) participan 420 corredores y en la séptima (Agaete-Arinaga), 580. De hecho, las inscripciones deben cerrarse antes de tiempo por sobrepasar el cupo. En octubre de 2006 los organizadores, desbordados por el volumen de trabajo y por la escasez de ayudas institucionales, deciden dejar de hacer los dos recorridos anuales y unificarlos en uno solo en marzo con tres modalidades: la carrera larga, de 115 kilómetros y con salida en Maspalomas; la sur-norte, de 81 kilómetros, y la maratón (de Agaete a El Garañón). En total, 700 participantes se atreven con la Transgrancanaria del 2007.

.

.

El primer gran salto internacional de la Transgrancaria se produce en 2008, cuando decide correrla Marco Olmo, una auténtica leyenda del trailrunning mundial tras haber ganado el Ultratrail del Mont Blanc. Entre las tres carreras convocan a unos 800 corredores, de los cuales apenas 400 logran acabarlas a causa de las altas temperaturas y las numerosas deshidrataciones. Olmo, además, gana la prueba reina con un tiempo de 12 h 25 min por delante de Adrian Brennwald y Arnau Julià, dando aún más relieve a la prueba a nivel global. En chicas la ganadora es Marta Prat. En aquellas ediciones el recorrido tenía un alto número de kilómetros por arena, por lo que era habitual ver a corredores protegiendo sus pies con bolsas de plástico.

.

En pleno boom y expansión del trailrunning, en 2009 el efecto Olmo dispara la inscripción y únicamente en la carrera larga ya se superan los corredores de la anterior edición, con casi 600 inscritos, llegando a 1.000 en el total de las tres pruebas. La victoria se la lleva Adolf Aguiló en 12 h 57 min tras una estrecha pugna con el también catalán Arnau Julià, mientras que en chicas se impone Mónica Aguilera, entonces del Buff Team, en 16 h 05 min y entrando en la posición 14 de la general.

.

Salida de la Transgrancanaria 2009, con Marco Olmo al frente // Foto: LaProvincia.es

 .

En 2010 sigue el crecimiento de la prueba, que ya se ve como una gran oportunidad para promocionar el turismo en la isla e intenta atraer a corredores principiantes. Con ese fin se crea la Starter de 24 kilómetros, que se suma a las ya existentes de Maratón y Sur-Norte. Además, la carrera larga se amplía hasta los 123 kilómetros. Atletas de talla mundial empiezan a señalar la Transgrancanaria en su calendario y corren en la isla Fernanda Maciel, ganadora de la Starter, Miguel Heras, vencedor de la carrera larga (13 h 04 min) por delante de Arnau Julià y Adolf Aguiló, o Lizzy Hawker, la Queen Elizabeth del Mont Blanc, que supera a la también profesional Nerea Martínez. La presencia de otros corredores de élite como Pablo Criado, Miquel Capó o Julia Boettger hace que la prueba aparezca definitivamente en el mapa de las grandes carreras del globo. En lo meteorológico, las fuertes lluvias e incluso el frío convierten la prueba en un infierno para los numerosos corredores populares que luchan por acabarla.

.

En 2011 la Transgrancanaria vive otro gran espaldarazo: la marca norteamericana The North Face decide patrocinarla y la hace entrar en su selecto circuito de pruebas junto a gigantes como la Ultratrail del Mont Blanc, la Ultra-Trail Mount Fuji o la Ultratrail Lavaredo. La firma, además, trae a algunos de los mejores atletas de su equipo. Zigor Iturrieta se impone en hombres con 13 h 22 min y Lizzy Hawker repite en chicas con 15 h 55 min. El también corredor de The North Face Seb Chaigneau acaba tercero detrás de un sorprendente Nemeth Csaba, mientras que otros corredores de renombre como Antoine Guillon o Armando Texeira pelean hasta el final por el podio. Hay que destacar en esta carrera la extraordinaria trigésima posición de Yeray Duran, un jovencísimo corredor local que acabaría fichando por The North Face, y de nuevo el segundo lugar de Nerea Martínez detrás de Lizzy Hawker. En lo organizativo, la carrera Sur-Norte se amplía hasta los 96 km y, pese a que las dos pruebas largas pierden participación, en las dos más cortas se disparan los participantes hasta los 800 entre ambas.

.

La Transgrancanaria sigue aumentando progresivamente el número de inscritos en 2012. El secreto, según Fernando González, es que «seguimos manteniendo la esencia del principio. Somos una carrera hecha por corredores para corredores. Cuando vamos fuera miramos cosas que nos gustan de otras carreras y, cuando corremos, escuchamos a los corredores cuando nos dicen que tal o cual cosa le gusta. O que cambiarían otras». Con esta filosofía y el apoyo de The North Face la prueba sigue su expansión imparable. En lo deportivo, Seb Chaigneau se saca la espina del año anterior y se impone con 12 h 54 min al corredor portugués de Salomon Armando Texeira. John Tidd cierra el podio seguido muy de cerca por el ya ídolo local Yeray Duran, que entra cuarto… ¡por delante de la primera chica! Fernanda Maciel, también corredora de The North Face, gana con una autoridad insultante en 15 h 02 min y quinta posición de la general absoluta. En este sentido cabe destacar que los dos primeros clasificados absolutos de la Starter son chicas: Nayra Afonso y Mónica Medina. Hay que destacar también en este 2012 la creación de la categoría Transcapacidad, para corredores con alguna discapacidad, que ha dado pie a numerosas gestas a lo largo de los años. De hecho, la empresa Arista Eventos y la Transgrancanaria han participado regularmente en proyectos de cooperación solidarios, tanto deportivos como de ayuda a la infancia.

.

Salida de la Advanced de 2013 con Marco Olmo, Ryan Sandes o Philipp Reiter, entre otros // Foto: Ian Corless

.

En 2013 los responsables de la carrera deciden modificar y endurecer de nuevo el recorrido, dejándolo en 119 kilómetros, pero lo que no cambia es el ganador: Seb Chaigneau en 14 h 05 min, por delante de Oier Ibarbia y Yeray Duran. En chicas, Nerea Martínez por fin se saca la espina de sus segundos puestos imponiéndose en un estrecho duelo a Esther Fernández en 17 h 16 min. En esta edición también se decide eliminar el clásico chaleco que llevaban los participantes de las diferentes modalidades para distinguirlos y que, según González «en la meta recibieran el reconocimiento que se merecen, especialmente los de la carrera larga». El objetivo era la comodidad de los corredores y también que los de élite pudieran lucir sus patrocinadores, por lo que se sustituyó por un brazalete que, tras esta edición, también se acabó eliminando por los dorsales de colores.

.

El año 2014 supone la confirmación definitiva a nivel mundial de la Transgrancanaria, que pasa a formar parte del Ultratrail World Tour, un circuito de reciente creación con algunas de las mejores carreras del mundo, y de la Spain Ultra Cup, su homónimo a nivel estatal. Se crea la carrera Promo, de 17 kilómetros, que se añade a las cuatro ya existentes, y los participantes globales se disparan hasta los casi 3.000 inscritos y 2.500 finishers en todas la carreras, convirtiéndola en una de las más numerosas del mundo. Además, la incursión en los circuitos hace que el nivel de los corredores de élite sea muy alto y que incluso Scott Jurek, ya en la fase final de su carrera, participe en la Trans, provocando una auténtica locura entre los aficionados que habían leído su libro. En lo deportivo, la prueba de 125 kilómetros fue antológica, con constantes cambios de líder, mucha estrategia y triunfo final con polémica de Ryan Sandes. El surafricano fue inteligente y corrió de menos a más, dejando de entrada el mando a corredores como Cyril Cointre, que se acabaría retirando, o Seb Chaigneau, que se alternó con un Julien Chorier al que nunca se vio cómodo. Otros nombres importantes como Christophe le Saux, Dylan Bowman o Arnau Julià fueron cayendo. El liderato pasó a Timothy Olson, pero Sandes le superó en la última subida, a 20 kilómetros del final, y ya no cedió el mando. El corredor de Salomon se impuso con 14 h 27 min por delante de Chorier y Olson, pero fue… ¡descalificado! En un principio se alegó que Sandes no tenía la manta térmica entre el material obligatorio, pero al final todo quedó en un error de traducción. En chicas Francesca Canepa salió primera, pero una pletórica Núria Picas no tardó en darle caza para liderar la prueba, imponerse en 16 h 45 min y sumar su primera victoria en el Ultratrail World Tour. Canepa fue segunda y Fernanda Maciel, tercera.

.

Nuria Picas, en el momento de alzarse con la Transgrancanaria de 2015

.

Picas también era la gran favorita de la edición del 2015 y no defraudó, liderando la carrera con solvencia (pese a pasar por momentos de mucho cansancio físico) e imponiéndose en 16 h 55 min por delante de Caroline Chaverot y la asiática Dong Li. En hombres, la carrera se presentaba mucho más abierta y contaba con Iker Karrera como gran favorito. El corredor de Salomon estuvo siempre en el grupo delantero pero los problemas estomacales lo dejaron fuera en el kilómetro 90. Como en el año anterior, hubo constantes cambios en las posiciones delanteras y sorpresa final. Cyril Cointre marcó un ritmo demasiado rápido al principio (y lo acabó pagando con la retirada) junto a Yan Longfei, un veloz atleta chino que llegó a liderar la prueba hasta retirarse en El Garañón con un severo dolor de cabeza. Corredores como Pau Bartoló, Yeray Durán o Joe Grant también dejaban la carrera víctimas de su dureza y de las lesiones. Y en el último tercio apareció el corredor lituano Gediminas Grinius para tomar el mando y mostrar su solidez. Le presionaron con fuerza un sorprendente Didrik Hermansen, un corredor llegado del asfalto, el seguro Antoine Guillon y el local Sondre Ahmdal, un noruego afincado en la isla, pero Grinius no aflojó y se impuso con un tiempo récord de 14 h 24 min.

.

albertjorquera_transgrancanaria18

Didrik Hermansen, brillante ganador de la Transgrancanaria 2016 // Foto: Albert Jorquera

.

En 2016 Didrik Hermansen, que ya había dado la campanada el año anterior, se llevó la carrera tras una bella pugna con Gediminas Grinius y Aurelien Collet. El pequeño corredor noruego fue capaz de aguantar el tirón de un Collet que durante 90 km se dedicó a intentar romper la carrera con un ritmo infernal y lo pagó caro: entró andando en la meta tras sufrir un calvario en los kms finales. Grinius estuvo siempre al acecho, pero no pudo repetir su gran final del 2015 y tuvo que conformarse con la segunda posición. Por detrás hubo una bella pugna entre Andy Symonds, Diego Pazos, que se dio a conocer ante el gran público, y Pau Capell. El catalán confirmó su gran proyección con una tercera posición compartida con Pazos en una emotiva llegada. Si Hermansen dominó la categoría masculina hasta marcar el récord de la Transgrancanaria (13h41’), Caroline Chaverot destrozó la carrera femenina. Literalmente. La francesa lideró la prueba con una autoridad sorprendente desde el primer control, en el que ya tenía 10 minutos sobre sus perseguidoras, y se impuso con unos números insultantes. Chaverot, que llegó a disponer de más de dos horas de ventaja sobre sus rivales, cruzó la meta de Maspalomas en 15h23’, batió el récord de la prueba en hora y media y acabó 16ª de la general. Ante semejante exhibición poco pudieron hacer sus rivales. La cruz fue Nuria Picas, la doble campeona de la carrera se retiró en Artenara en el kilómetro 33 con fuertes molestias en el abductor. Emilie Lecomte, hasta entonces segunda, también dejaría la carrera cediendo su posición a Andrea Huser, que se la jugó con la vasca Uxue Fraile. La suiza se llevó el gato al agua por apenas 7 minutos, aunque entró en 17h21’ a más de dos horas de la ganadora, lo que da una idea de la inmensidad de la victoria de Chaverot. La también española Silvia Trigueros acabó cuarta tras una gran actuación.

No Comments

Post a Comment