ES POSIBLE

“Todo es posible”, la gran mentira

Están por todos lados, en la calle, en los anuncios, en tus redes sociales, en los medios de comunicación… “Impossible is nothing”, “el límite es el cielo”, “cuando existen las ganas, todo es posible”. Frases motivacionales acuñadas en un despacho por publicitarios; gente que en muchos casos lo más parecido al deporte que hace diariamente es ir hasta la máquina de café o sobrevivir a una reunión maratoniana. Frases que son la materia prima de trabajo de los autodenominados ‘coachs’, individuos que en muchos casos se han ganado ese estatus tras un simple cursillo, pero con muy poco en sus vidas que respalde esos valores y sean capaces de inspirarte algo. Lo más mínimo. Memes compartidos por el cuñado dominguero que sale tres horas en bici, se pasa una desayunando y luego te da lecciones de superación y desarrollo personal. Tweets de corta y pega en busca de ‘me gusta’ fáciles. 

.

.

El mensaje es atractivo, lo reconozco. Si crees en ello eres capaz de cualquier cosa, no hay nada imposible. ¿Quién no pagaría por eso? ¿Por lograr todo lo que sueña? Solo hay un problema: es mentira. Es mentira porque toda esta palabrería barata y fácil es sencillamente la punta del iceberg. El truco de un mago que te embelesa e ilusiona, pero que no te muestra lo que hay detrás, lo que hace posible el resultado final. Y sí, yo pienso que las personas somos capaces de lograr cosas que en un momento dado nos parecieron imposibles. Pero creer no es la causa de ello, es la consecuencia. No vale solo con creer. Creer por creer, sin nada que lo respalde, es una utopía. Es un sueño. Y esta sociedad de valores efímeros e impostados te vende sueños, pero evita explicarte como conseguirlos. Porque eso no vende, porque el camino es gris, duro y difícil, y porque hoy en día lo queremos todo fácil, barato y rápido.

.

Y siento decírtelo, pero para lograr ciertas cosas hay que tener en primer lugar cualidades. Pueden ser genéticas o trabajadas desde muy pequeño, pero deben estar. Sin ellas, llegar a determinados sitios es simplemente imposible. Y sí, las cualidades no lo son todo: luego hay que sacrificarse, entrenar y esforzarse cada día. Todo gran campeón tiene unas condiciones innatas, pero detrás de su éxito hay horas y horas de dedicación, de sacrificios que el 99,9% de la población no estaría dispuesto a hacer. “Si hago las mismas cosas que los demás, nunca les ganaré”, me dijo hace poco Luis Alberto Hernando, campeón del mundo de ultratrails, uno de los deportes más duros del planeta. Es una frase sencilla y evidente, fácil de decir, pero difícil de aplicar. Representa cuatro o cinco horas de entreno diario, haga frío, lluvia, granice, sea de día o de noche, estés cansado o no… Horas y horas de trabajo gris y en silencio. Esto es lo que hay detrás de todo gran deportista. Y de cualquier logro.

.

Y es que así, solo así, con cualidades, sacrificio y constancia, es posible creer en imposibles. Entonces sí que podemos llegar a hacer cosas que tiempo atrás nos parecían un sueño. Y creo que en la vida hay que soñar y aspirar a grandes retos, pero también hay que tener claro cuál es el camino para conseguirlos. Y puede que constantemente te vendan el atajo, el camino bonito y fácil… pero si no cuesta, si no te exige, no tiene valor. Y no, lo siento, no todo es posible. Eso no quiere decir que no puedas lograr cosas que ahora mismo te parezcan imposibles. 

29 Comments
  • Joseplluis Roca
    Responder

    Com diria el mitic Balmanya…. “totalmente de acuerdo Jose Maria”

    14 marzo, 2017 at 8:38 PM
  • +1

    En general parece que lo planteamos todo al revés. No se puede rendir al 110% ni al 200%.

    Tu entrenas, por ejemplo, y tu potencial es X… y de ese potencial lo normal es que rindas menos por millones de factores. Pero hay que trabajar ese potencial.

    Ahora la gente se preocupa de suplementos, y miles de cosas que no aumentan tu potencial. Lo que hacen es ayudarte a acercarte al 100% del mismo. Pero lo que aumenta ese potencial es entrenar y punto. Yo lo divido en cosas que suman (entrenar+descansar) y cosas que te ayudan a no restar (el resto)

    Si no sumas, por mucho que no restes….. las mejoras están muy limitadas.

    Y en las personas más nóveles la inversión/retorno de entrenar es mucho más alta que cualquier otra porque tienen mucho margen de mejora.

    Un abrazo

    15 marzo, 2017 at 8:35 AM
  • No puc estar més d’acord amb tu, Albert. Els falsos mantres tipus “tot és possible”, al final, no porten enlloc més que a la frustració.

    15 marzo, 2017 at 12:10 PM
  • Feli Gamero
    Responder

    Me parece estupendo que hayas publicado este artículo, seguramente habrá a quien no le guste pero es ciertísimo. Demasiada tontería con el “tú puedes” y no todos podemos, saber reconocer nuestras limitaciones nos ahorra mas de una decepción, no significa esto que piense que no hay que esforzarse, que no hay que tener anhelos de superación, pero bajar de las nubes, ser coherentes con las condiciones fisícas de cada uno es lo más adecuado para no sufrir decepciones morales y daños físicos.
    Gracias por usar la sensatez.
    Un saludo

    15 marzo, 2017 at 6:05 PM
  • Así es!!! 100% de acuerdo Albert. Estas nuevas generaciones de corredores están engañadas por tanto marketing y desconocimiento, hacen barbaridades al correr ultras o maratones sin ser conscientes de que son muchos los años de entrenamiento y experiencia que hay que acumular para abordar estas pruebas. No ven que para disfrutar de correr o de la montaña no es necesario hacer larga distancia… se olvidan de su salud, de disfrutar de la naturaleza, de los amigos que puedes hacer por el camino, de los valores que vas aprendiendo… Yo defiendo que no hay que fijarse estos objetivos tan bárbaros e insanos que en muchos casos acaban en lesiones graves. También es gracioso ver como visten muchas veces (van muy decorados y monos para la foto) y como van dando lecciones a diestro y siniestro de como entrenar… luego analizas un poco sus competiciones y su vida deportiva y son ridículos sus valores y los resultados que obtienen para lo que han entrenado… aquí en Valencia veo auténticas barbaridades… El tiempo nos pone a todos en nuestro sitio.
    Un placer poder leer este post 😉 “TODO ES POSIBLE”, LA GRAN MENTIRA

    16 marzo, 2017 at 12:12 PM
  • Ricardo García Garijo
    Responder

    Totalmente de acuerdo. El problema es que, por desgracia, vivimos en la época del voluntarismo, que nos lleva a pensar, ingenuamente, que si una cosa nos atrae podremos conseguirla. Pero cualquier persona con un mínimo de autocrítica y con consciencia de sus limitaciones, innatas o sobrevenidas (por edad, por enfermedad, por obligaciones laborales o familares, etc.), se dará perfecta cuenta de que en absoluto es así. Lo único que podemos hacer es marcarnos objetivos razonables y acordes con nuestras posibilidades, a fin de disfrutar de verdad y evitar frustraciones innecesarias.

    17 marzo, 2017 at 6:51 PM
  • Dani Marquez
    Responder

    Me ha gustado el artículo, no me gusta oír a amigo como dicen haré esa carrera aunque llegue de rodillas, y pienso , para que?, si lo bonito es disfrutar y no sufrirsufrir, que ya bastante lo hacemos para aun llegando bien a meta, menos , menos positivo, mas entrenes y mas realidad, gracias..

    17 marzo, 2017 at 11:19 PM
  • Juan Carlos
    Responder

    Pues ni una cosa ni la otra, sinceramente, la gente tiene derecho a equivocarse, a soñar, a caer, a levantarse, a seguir intentándolo… No creo que los 30000 corredores que, por ejemplo, se apuntaron a la maratón de Valencia quisieran ganar la carrera. Tampoco creo que sea menos deporte, quien tarde 2 o tarde 6 horas en recorrerla. Ponerse objetivos muy elevados, todo el mundo en cierta medida lo hace, en cierto modo en eso consiste la droga del deporte, en seguir mejorando y estar dispuesto a sacrificar ciertas cosas de la comodidad de tu día a día.
    Si me das a elegir, prefiero pensar que todo es posible, veo mas gente sonriendo en una carrera que frustrada y desengañada con este deporte.

    18 marzo, 2017 at 3:28 AM
  • Kike Manzano
    Responder

    Totalmente de acuerdo con Albert. Harto de “gurús” de oficina y de las dichosas frasecillas motivacionales. Los que amamos la montaña no necesitamos desafíos, ni retos, ni palabras como extreme…ni ¿te atreves?…ni estas mierdas que en el fondo solo buscan dinero y negocio. Insisto, los que amamos la montaña nos da igual un dorsal, un objetivo, no tenemos que cruzar ninguna meta para ser felices…lo somos simplemente estando ahí, disfrutando de esa naturaleza que nos atrapa y nos conecta con esta tierra y con este planeta (y con la esencia de nosotros mismos)…la respetamos, la cuidamos, la amamos, queremos estar juntos mucho tiempo y cuando nos separamos nos duele y nos entra la melancolía…y queremos volver…
    Soy el primero que disfruta del ambiente de las carreras de montaña, de “dejarte liar y liar” a tantos buenos amigos para hacer grupo y pasar unos fines de semana cojonudos (esto es lo que más valoro)…de reencuentros preciosos y emocionantes con la gran familia montañera, esos abrazos, esas birras…de agradecer a todos los organizadores y voluntarios -con mi mejor sonrisa y sinceridad- todo su buen y gran trabajo, su simpatía y calor…y las mejores, como siempre, las que se montan en los pueblos pequeños con todos los vecinos aportando y “de fiesta mayor”.
    Pero señoras y señores que no me vendan slogans, ni falsas motivaciones, tanto márqueting barato…que consigue que ahora esto esté masificado de mucha gente que jamás ha ido a caminar al Pirineo o ha subido un 3000, ni ha descendido un barranco o ha echo una ferratilla fácil…eso sí…pretenden hacer ultras y de alta montaña llevando cuatro días en esto…porque se ve que hacer 15 o 30 kilómetros no vale de nada…queremos ser “titanes”…y no saben dónde se meten…y luego escuchas frases del tipo “por aquí no se puede correr que son todo piedras” o en las ultras abandona un 50% o más de los participantes…y con buen tiempo…en fín…
    El próximo año se cumplirán 20 de mi primera carrera de montaña, y si, hago más kilómetros y desnivel ahora, pero no me he saltado ninguna etapa ni distancia, sumando experiencias a fuego lento y disfrutándolas todas, aprendiendo siempre de los más veteranos…preguntando, escuchándoles explicar “batallitas”…sin necesidad de “coachs” y sin que nunca haya salido de mi cabeza la frase “madre mía dónde me he metido”…
    Disfrutemos el camino, cada paso o zancada, cada olor y cada paisaje…esto es como la vida, es un proceso, una escuela cada día…y no un cruzar ninguna meta ni que solo valoremos el objetivo final…probar a dejar un día aparcados vuestros relojes de 500 euros y dejaros llevar por las sensaciones…y disfruten, disfruten y no se cansen de hacerlo…cada uno a su manera. Como dijo un gran Himalayista (ahora dudo si la frase es de Inaki de Olza o de Juanito Oiarzabal): “hacer cumbre es la guinda, pero yo el pastel ya me lo he comido”.
    Salut i muntanya!!!

    18 marzo, 2017 at 7:53 AM
      • Kike Manzano
        Responder

        Merçi Albert. Yo respeto casi todo, pero jamás las imprudencias en la montaña. Motivar a hacer deporte y montaña es genial, pero sin fomentar “machadas” y que en 4 días gente sin experiencia quiera hacer ultras. El resto…cada uno a disfrutar de lo que le guste y como más le guste…pero sin olvidar disfrutar y no solo focalizando a un resultado final y pagando muchas veces una factura para la cual no hay fondos. Llevo más de 30 años compitiendo en otro deporte como federado…ahí no quiero perder y peleo mucho…pero la montaña siempre ha sido y será un disfrute sin más…salut i muntanya!!!

        20 marzo, 2017 at 7:50 AM
  • Juan Carlos
    Responder

    Muy buen artículo también este último, también de acuerdo, también en la delgada linea roja en las que se mueven este tipo de carreras. Todo lo que sea evitar un sufrimiento innecesario por parte de gente poco experimentada, es bienvenido.

    18 marzo, 2017 at 6:31 PM
    • Kike Manzano
      Responder

      Gracias Juan Carlos, no va en la misma linea que las palabras de Albert, pero me salió del tirón al leerlo. Cualquier cosa que aporte realismo y cordura a este mundillo no vienen mal…que cada día veo más “flipaos” en las carreras, siempre desde el respeto por supuesto…y el que está preparado para disfrutar 20 km quiere hacer 40…el que lo está para 50 quiere hacer 100…y son saltos muy grandes y en terreno técnico ni te cuento…luego ves en las subidas fuertes gente refufando y asfixiada que parece que les va a dar algo ahí mismo…y ese porcentaje de abandonos tan escandaloso…cada uno tiene que tener sus ilusiones, sueños, proyectos….pero sin saltarse etapas ni entrenamientos…para hacer una maratón de montaña….si llevas 30 medias y unas cuantas de 30km pues mejor…y adaptarte a terrenos y distancias que te permitan sobre todo….disfrutar!!!!…que aquí pros son 4 y el resto “amantes”…;-)

      19 marzo, 2017 at 6:20 AM
  • maria
    Responder

    Y cual es el problema si estas frases nacidas en el marketing en los coaches o en cuñado dominguero logran que una persona “se las crea” y salga y se mueva y haga algo? Esta mal? Quien dijo que la gente quiere ser deportista de elite o competir? al igual el sueño de alguien es simplemente participar o llegar, quien es nadie para romper esa ilusión? Lamento disentir de cabo a rabo, pero creo que lo que hace falta al mundo es gente mas feliz que haga y que intente mas cosas, sin la pretension de ser la mejor ni de destacar sino de HACER. Y cuidado, que nadie pero nadie ha dicho que no cueste esfuerzo que no haya q esforzarse incluso mas que el 100%, pero en que aspecto de la vida eso no es asi?
    Afortunadamente, un día deje d comprar el mensaje de q el exito era para cuatro o cinco (eso creia en epocas en las que hacia spinning con albert como profe) empece a creer en mi misma, empece a rodearme de gente positiva y compre el mensaje. Ohhh casulidad, no solo cambie mi imagen, mi trabajo mi vida entera, empece a aficionarme (ojo aficionarme por diversion pura esta mal?) a correr (ja, en las epocas del gimnasio eso era para 4 o 5), a escalar y a coger la bici. Esa diversion me llevo a imponerme disciplina, un dia descubri la alimentacion sana, la macrobiotica, me volvi vegana, tambien por gusto, siempre disfrutando de lo q hacia….y a dia de hoy, gracias a creer en la gente que corre carreras con sus niños minusvalidos a cuestas, con sus kilos o años de mas, con sus imperfecciones con el objetivo de mostrarnos de lo bueno de creer en uno mismo, llegue donde llegue (donde? ya es asunto mio y creo q no es d interes de nadie). Asi que vivan los domingueros q cogen la bici, vivan los deportistas de elite, vivan los creen en si mismos y viva la vida, esa es la gran verdad

    18 marzo, 2017 at 7:31 PM
  • Elena
    Responder

    “Solo así, con cualidades, sacrificio y constancia, es posible creer en imposibles”

    19 marzo, 2017 at 8:17 AM
  • Chema Lozano Fernandez
    Responder

    Y también está de moda la motivación, frases del tipo ” estoy súper motivado puedo con todo ” y como dijo uno de los mejores ciclista de la historia, “la motivación no te llevará muy lejos si no tienes piernas”

    20 marzo, 2017 at 7:23 AM
  • Paco Marcuello
    Responder

    Como todo en la vida, no hay que irse a los extremos. Yo siempre he asociado este auge de la gente que hace deporte a la crisis. Me explico, porque yo fuí uno de ellos. Te quedas sin trabajo, te ahogan las deudas, caes en la ansiedad y el estrés, te cambia tanto el carácter que te conviertes en un ser miserable que cae en un pozo de mierda del que no sabes salir y arrastras a los tuyos. Un día de casualidad en Youtube ves un video del Utmb y conoces a un tal Kilian Jornet que hasta ahora no sabías ni que existía. Y te fijas no solo en Kilian, sino en la gente que entra en meta 20 horas después llorando de emoción. Y piensas que necesitas algo así en tu vida, motivación, cruzar metas, subir montañas, respirar aire puro…..En mi caso, y ahí os doy la razón, siempre tuve claro que haría las cosas de forma progresiva con asesoramiento de un profesional, y que para correr un maratón de montaña, antes tienes que tener callos en los pies de correr medias. Empezar a correr, a entrenar y a competir trajo orden, paz y disciplina a mi vida. Es verdad que mucha gente no es consciente de lo que hace y quiere saltarse los pasos, pero gente así hay en todos los ámbitos de la vida, no solo en el Trail. La mayoría somos gente normal a los que nos cuenta mucho sacrificio preparar humildemente cualquier prueba de montaña. Mejor el deporte que caer en la depresión, el alcohol o las drogas. Porqué no dejar a la gente soñar? Para la mayoría nuestro gran objetivo es ganarnos a nosotros mismos. Cuando hablas de Luis Alberto, estás hablando de un atleta que dispone de 4-5 horas diarias para entrenar, cuando para el 90% de la gente sacar 1 hora al día ya es un éxito. Y yo personalmente no he escalado un 3000, ni he subido una ferrata, porque mi situación familiar/personal no me permite por desgracia hacer ciertas cosas. Acaso por eso no soy digno de poder disfrutar de la montaña? Para finalizar, dejar que la gente sueñe, que crea que se puede, que todo es posible, aunque fracasen el intento, y no lo critiqueis, porque en esas frases a veces está la solución donde no alcanzan las medicinas y las terapias. salut i muntanya per a tots!!

    20 marzo, 2017 at 11:13 AM
      • Kike Manzano
        Responder

        Claro que cualquiera puede disfrutar de la montaña y las carreras, ¡¡¡faltaría más!!!, no era ese el mensaje. Es más sería muy recomendable por los valores que conlleva la montaña de respeto, solidaridad y compañerismo. El tema está en saltarse etapas o que solo valga hacer 100km…en resumen hacer cosas para las cuales estemos preparados, disfrutarlas (y sufrirlas un poco) y que los retos, como cualquier objetivo que nos propongamos, sea realista y alcanzable. Y en este aspecto muchas de estas frases van a tocarnos la fibra para que nos extralimitemos…aunque eso es responsabilidad de cada uno…no de ningún slogan…

        Otra cosa para muy importante es el respeto al medio natural…si esto sucede perfecto, pero según que actitudes irrespetuosas con el medio son intolerables…y vergonzoso ver la mierda que tira la gente al monte en una carrera…o los organizadores que no desmarcan en cuanto se acaba la prueba…esta gente mejor que se quede en su casita…no entiendo como alguien puede tirar un gel o una botella en la montaña….no lo concibo….y entonces me planteo “de dónde sale esta gente”…

        Respeto, educación y mucha cabeza, la montaña es para todos pero sabiendo estar en ella.

        21 marzo, 2017 at 7:42 AM
        • Paco Marcuello
          Responder

          Gracias por contestar chicos!! Cuando hablaba de Luis Alberto, me refería a que uno tiene que ser realista con sus objetivos y sus sueños. Los sueños tienen que ser ambiciones que se puedan conseguir con sacrificio. Puedo yo correr un ultra de 70kms? Si, con sacrificio, contancia y tesón lo hice. Podría haberle ganado a Luis Alberto en esa misma carrera? Pues ni de coña!!! hay que ser consciente de que metas se pieden conseguir. Yo creo que para la mayoría de mortales cruzar la meta en esas carreras es ganar. Pensar en rodearse de la élite es una utopía en la mayoría de los casos. Como os decía, comparto totalmente vuestro punto de vista sobre que la masificación del deporte en general hace que mucha gente le pierda el respeto al medio y la distancia poniendo en riesgo su vida. También es verdad que mucha de esta gente que entra en este mundo por ”moda” no respeta al medio ni aprende de los valores de la montaña. Se lo que es salir a entrenar con dos geles y volver a casa con 5 geles vacíos en la mochila porque algún impresentable se ha dejado la mierda tirada por la montaña. También conozco gente que llevando 3 meses corriendo quiere hacer un ultra de 100kms, como aquel que si no coparte cada dia su entrenamiento en las redes sociales es como si no hubiera entrenado. Os entiendo y estoy de acuerdo en ese aspecto. Yo creo que la gente que lleva mucho tiempo en esto, y la gente que ha venido para quedarse como es mi caso, deben hacer mucha terapia con la gente que no es consciente de lo que hace ni del respeto que ha de tener hacia el medio. Como dije en mi primer comentario, insensatos e inconscientes los hay en todos los ámbitos de la vida, pero yo, por lo que me ha aportado en la vida el trail, prefiero incluir que excluir, aunque a veces se necesite de paciencia, y por supuesto, tener los pies en el suelo. Soñar si, siempre, pero con responsabilidad.

          21 marzo, 2017 at 10:53 AM
  • Omar
    Responder

    Tienes tanta razón, con tanta gente “haciendo locuras” como les llaman ahora a las actividades deportivas, se les olvida o simplemente es más fácil ignorar las reglas básica de que te debes preparar y rodearte de gente que tenga experiencia en eso que quieres emprender y también conocer hasta donde se puede y a donde mejor ni de broma

    22 marzo, 2017 at 11:09 PM
  • David
    Responder

    Cada día empiezo las clases com mis alumnos de 3º de ESO, 14-15 años, comentando algún artículo, noticia, video o cualquier cosa que pueda generar un pequeño debate antes de empezar el trabajo. Esta mañana hemos empezado con tu artículo. Los chicos y chicas tienen la cabeza llena de sueños, como debe ser, pero pocas veces se detienen a pensar en como convertirlos en realidad. Demasiadas veces desde la escuela nos sentimos solos en la tarea de poner en valor el camino por encima de la meta, esa parte de la historia que, como dices, vende poco, porque habla de esfuerzo, de sacrificio y que, además, no te da garantías de éxito absoluto.
    Se han escuchado comentarios del tipo “si no lo voy a conseguir, ¿para qué me voy a esforzar?” y respuestas como “si no lo intentas con todas tus fuerzas, no sabrás si es posible” o “aunque no llegues donde querías, habrás aprendido y crecido en el proceso”.
    No saben quien es Luis Alberto Hernando, y muchos apenas si han pisado la montaña, pero esta mañana hemos puesto el foco en el camino, donde debe estar, no en la meta, que esa no sabemos exactamente donde les queda.

    23 marzo, 2017 at 6:50 PM
  • Kike Manzano
    Responder

    Tremendamente bien dicho Paco!!!!….;-)…y si…nos toca recoger la mierda que tiran otros…pero si cada uno en cada entreno se lleva solamente UN gel o un papel o cualquier cosa tendremos nuestros montes como nos gusta y amamos verlos…;-)…total a nuestros “ritmazos” nos lo podemos permitir…;-)
    Sobre ganar a Luis Alberto….aunque se que es buen birrero después de las carreras…a cervezas lo fundo….jejejejeje…como decimos en nuestro club: “En el bar la élite somos nosotros”…jejejejeje….
    Saludos a todos y a disfrutar!!!!!

    24 marzo, 2017 at 8:02 AM
  • Anna Olivar
    Responder

    Yo diría “si quieres…y puedes” . No todos somos del Olimpo!
    Los deportistas aficionados no fuimos profesionales por algo, nos hemos quedado “cortos” en condiciones innatas, dedicación,suerte o simplemente tuvimos otras prioridades. Disfrutamos del deporte y nos sentimos orgullosos algunas veces y otras frustrados pero, por favor, un poco de humildad y cabeza, si somos prudentes en múltiples aspectos de la vida, porqué no racionalizamos un poco más la práctica no profesional del deporte? Si a los 50 disfrutas con las medias tiene sentido correr una maratón y jugarte la vida por el “si quieres puedes”
    Más disfrutar y menos competir con nosotros mismos

    24 mayo, 2017 at 10:07 PM
  • Sin entrar en que si uno quiere “superación personal” o épica heroica, En vez de apuntarse a carreras a lo mejor tiene que hacer es estudiar para ser mejor profesional o dedicar la vida a ayudar a los demás. Ir a dar clases de apoyo a un colegio y dejarse el alma currando para quien lo necesita. Lo del deporte no es más que una afición para el tiempo libre, o una profesión por la que te pagan, en algunos casos, pero heroico es el que salva vidas o el que se la juega por denunciar una injusticia, no quién baja de tres horas en maratón.

    25 mayo, 2017 at 2:27 PM

Post a Comment